Imágenes : ​Los lugareños creían que se estaba comiendo al ganado y la mataron: Pero ¿qué fue lo que encontraron en su vientre? ¡Algo alucinante!

​Los lugareños creían que se estaba comiendo al ganado y la mataron: Pero ¿qué fue lo que encontraron en su vientre? ¡Algo alucinante!

No, esta serpiente no se había tragado un becerro!

Publié le par EspanolBuzz dans Imágenes
Partager sur Facebook
853 853 Partages

Los lugareños creían que se estaba comiendo al ganado y la mataron: Pero ¿qué fue lo que encontraron en su vientre? ¡Algo alucinante!

En Nigeria, unos campesinos mataron a una enorme serpiente creyendo que estaba devorando al ganado. Al comprobar que lo que tenía en su interior en realidad eran docenas de huevos ¡se llevaron una descomunal sorpresa!

Después de abrir en canal a la serpiente, los lugareños le extrajeron los huevos, que son un auténtico manjar para ellos. Sin embargo, resultó bastante difícil identificar la especie a la que pertenecía el descomunal reptil, de unos 30 cm de ancho y varios metros de largo y aspecto similar al de una anaconda. Pero teniendo en cuenta que las anacondas son una especie autóctona de América del Sur, más bien se piensa que podría tratarse de una pitón Seba.

Este tipo de serpiente pitón no venenosa puede llegar a medir hasta ¡4,8 metros de largo!, aunque se han encontrado ejemplares que han alcanzado tamaños de hasta 6 y 7 metros. Estas serpientes matan a sus presas estrangulándolas antes de engullirlas. La pitón de Seba se alimenta a base de roedores, monos, jabalíes, antílopes, murciélagos, lagartos, cocodrilos u otros animales que encuentran en el entorno salvaje de la zona.

Cuando se hallan cerca de lugares habitados por el hombre, atacan al ganado y a los animales domésticos. ¡Incluso a veces se comen a las crías de grandes felinos como los leopardos, leones, guepardos o pequeñas hienas!

Menudo apetito ¿no crees?

¿Alguna vez habías visto una imagen semejante? ¡Déjanos tu impresión en los comentarios!

Partager sur Facebook
853 853 Partages

Source: Ayoye
Crédit Photo: Ayoye

Aimez / Commenter