Noticias : Al adoptar a su perro, encontró una carta del antiguo dueño. ¡Al leerla no podrás contener las lágrimas!

Al adoptar a su perro, encontró una carta del antiguo dueño. ¡Al leerla no podrás contener las lágrimas!

¡Qué historia!

Publié le par EspanolBuzz dans Noticias
Partager sur Facebook
858 858 Partages

A veces circulan por Internet, historias que aunque no sepamos de donde proceden, consiguen conmovernos y emocionarnos.

Este es justamente el caso de la historia que vamos a compartir.

Un hombre adoptó un perro y para su sorpresa, descubrió junto a otras cosas, el animal llevaba  una carta escrita por su antiguo propietario, dirigida al nuevo dueño

Ahora, ya podéis sacar el pañuelo porque lo vais a necesitar.

¡Es realmente conmovedora!

Esta es la historia:

"Yo quería adoptar un perro y fui a un refugio de animales. Allí encontré a Reggie, un labrador. Al momento supe que debía adoptarlo.

Durante las primeras semanas, me dije que en el refugio se habían confundido al entregarme a Reggie, ya que ninguno de los dos conseguía acostumbrarse a la presencia del otro.

Un día vi que entre los objetos que me habían entregado con Reggie, había una carta. Mientras la abría, le dije a Reggie: "Bien, supongo que será de tu anterior dueño, dándome consejos".

"A quién adopte a mi perro:

En primer lugar, no puedo decir que esté encantado de que usted esté leyendo esta carta, ya que solo puede ser abierta por el nuevo propietario de Reggie. Tampoco estoy feliz por escribirla ya que si usted está leyendo significará que he tenido que dejar a mi labrador en el refugio para animales. Él ya sentía que algo no iba bien.

Por eso, déjeme explicarle varias cosas de mi labrador, con la esperanza de que le sirvan de ayuda en su futura convivencia.

Lo primero que tengo que decir, es que le encantan las pelotas de tenis. ¡Cuantas más, mejor! A veces me pregunto si no tiene una parte de ardilla viendo el modo en que las almacena. Por lo general, suele llevar dos en la boca e intenta agarrar una tercera. Pero aún no lo ha conseguido. No importa lo lejos que se las lance. ¡Siempre va a buscarlas por lo que por favor, tenga cuidado y no las lance cerca de una carretera.

A continuación, las órdenes a las que responde. Reggie conoce las más básicas: "siéntate", "túmbate", "ven". También reconoce los gestos. Reconoce bien la palabra "pelota", "comer", "hueso"o "recompensa".

Hay que alimentarlo dos veces al día: a las 7 de la mañana y a las 6 de la tarde.

Está vacunado. ¡Cuidado! Reggie, odia ir al veterinario. Buena suerte al meterlo en el auto. Yo no sé cómo, pero él siempre sabe cuándo lo voy a llevar al veterinario.

Por último, necesita un tiempo para adaptarse. Durante toda su vida, hemos estados solos él y yo. Él siempre ha estado conmigo, así es que por favor, llévelo a todas partes con usted. Le encanta sentarse en el asiento trasero del vehículo y no ladra. ¡Le encanta estar rodeado de gente!

También voy a confesar un pequeño secreto. ¡Su nombre real no es Reggie. Pero como es muy inteligente, se acostumbrará a ese nombre. Pero no sé por qué, no quise dar su verdadero nombre en el refugio. Pero si usted está leyendo esta carta, eso significa que es usted el nuevo propietario de mi perro y tiene derecho a conocer su verdadero nombre: "Tank" (Tanque), porque ese es el vehículo que yo conduzco.

 En el refugio de animales he dado instrucciones para que nadie pueda adoptar a "Reggie" hasta que mi superior jerárquico lo autorice. Mis padres ya murieron y no tengo hermanos ni hermanas. No tengo a nadie a quién dejar a Tank. Lo único que pedí al ejército antes de que me enviasen a Irak, es que advirtiesen en el refugio que, llegado el caso, encontraran para Tank una familia adoptiva. Y si usted está leyendo estas líneas, significa que mi oficial superior cumplió su palabra.

Tank ha sido mi única familia durante los 6 años que he servido en el ejército. Ahora espero que usted lo trate como a un miembro de su familia y mi perro le querrá como me quiso a mí.

Si tengo que abandonar a Tank para impedir que los terroristas entren en EE UU, estoy contento de hacerlo. Esa es la prueba de mi devoción y mi amor a los demás. Espero que al servir a mi país, Tank se haya sentido orgulloso de mí.

Esta misma tarde salgo para el frente pero antes, debo dejar a Tank en el refugio. No creo que pueda despedirme de él otra vez. Ya lloré mucho la primera vez. Puede que alguna vez pase para echarle un vistazo y saber si por fin consiguió sostener la tercera pelota en su boca.

Buena suerte con Tank. Abrácelo todos los días de mi parte.

Gracias

Paul Mallory".

Volví a meter la carta en su sobre. Por supuesto, yo había oído hablar de Paul Mallory. Todo el mundo lo conocía. Fue un joven, muerto en Irán, al que impusieron la Estrella de plata a título póstumo por haber sacrificado su vida por salvar a tres de sus compañeros.

Me senté en mi silla y miré al perro.

"Hola Tank", le dije con suavidad. Él levantó la cabeza, con las orejas tiesas y los ojos iluminados.

"Ven aquí". Al instante, él se puso de pie sobre sus patas. Se acercó y se tumbó a mi lado, con la cabeza ladeada al escuchar un nombre que no había vuelto a escuchar desde hacía meses.

"Tank", murmuré. ¡El movió su cola!

"Ya solo estamos tú y yo. Tu anterior compañero ha querido que yo te cuide ahora." Tank me miró, entendiendo mis palabras.

"Quieres atrapar la pelota? ¡Sus orejas se pusieron tiesas por completo!

Tank salió corriendo detrás de las pelotas. Cuando volvió, traía tres en la boca".

Confiesa que no se te han saltado las lágrimas con esta emotiva historia. ¡Compártela con las personas de tu entorno!

Partager sur Facebook
858 858 Partages

Source: INCROYABLE · Crédit Photo: Cortesía itsalabthing.com

Aimez / Commenter