Noticias : ​En 1991, él llama a los servicios de urgencias para confesar que ha matado a su mujer. ¡15 años después, vuelve a llamar al mismo número por algo muchísimo peor!

​En 1991, él llama a los servicios de urgencias para confesar que ha matado a su mujer. ¡15 años después, vuelve a llamar al mismo número por algo muchísimo peor!

15 años más tarde, él hace algo aún peor ...

Publié le par EspanolBuzz dans Noticias
Partager sur Facebook
42 42 Partages

En 1991, él llama a los servicios de urgencias para confesar que ha matado a su mujer. ¡15 años después, vuelve a llamar al mismo número por algo muchísimo peor!

Después de golpear a su mujer embarazada hasta matarla, Gregory Green llamó al teléfono de urgencias para denunciar el asesinato. Durante el juicio fue declarado culpable de asesinato y condenado a 16 años.

A lo largo de su confinamiento, intentó por cuatro veces obtener la libertad condicional que fue rechazada cada una de ellas. “La libertad condicional le fue denegada, cada vez por un motivo diferente, pero la razón principal siempre era su falta de remordimientos y su falta de empatía. Tras realizarle numerosos tests cognitivos, finalmente fue puesto en libertad a la quinta tentativa”, explicaba un portavoz del Departamento Penitenciario.

En 2006 fue liberado. Dos años después volvió a casarse con Faith, que tenía dos hijas de una anterior relación, y con la que tuvo dos hijos más, Kol y Kaleigh.

Un miércoles de 2008, a la 1,15h de un miércoles, Green, de 49 años, volvió a marcar el mismo número de urgencias, tal y como había hecho 15 años atrás.

Kaleigh y Kol, con tan solo 4 y 5 añitos de edad, habían muerto a causa de una inhalación de monóxido de carbono. Green los había colocado en sus camas. Las hijas adolescentes de Faith, de 17 y 19 años respectivamente, fueron encontradas en el suelo, con sendos disparos a bocajarro.

En cuanto a Faith, la encontraron gravemente herida aunque aún con vida. Green la había atado con tiras de plástico y cinta adhesiva y la había obligado a mirar cómo mataba uno a uno a sus hijos. También la hirió con un cutter y le disparó en un pie.

En 2013, a Faith le fue denegada una orden restrictiva contra Green. El pasado mes, ella cursó una solicitud de divorcio tras seis años de matrimonio, que está en espera ser ratificada por la corte, en octubre.

“Todo este horror ha sido el resultado de anteriores incidentes de violencia conyugal”, declaró el capitán de policía Michaesl Petri.

Green fue arrestado en el porche de su casa. Estaba esperando “prudentemente” a los policías. Compareció ante el tribunal sin abogado, diciendo que entendía de qué se le acusaba y rechazando la fianza diciendo: “No necesito ninguna fianza. Quiero decir, que no creo que la merezca”.

¿Qué te parece la historia de horror de este hombre abominable? ¿Crees que se deberían endurecer las leyes contra la violencia de género? ¡Tus comentarios pueden ayudar a otras personas!

Partager sur Facebook
42 42 Partages

Source: Ayoye
Crédit Photo: Ayoye

Aimez / Commenter