Noticias : ​Oyó gritos en la cocina y cuando llegó, descubrió a la babysitter inconsciente en el suelo ¿qué había ocurrido?

​Oyó gritos en la cocina y cuando llegó, descubrió a la babysitter inconsciente en el suelo ¿qué había ocurrido?

Un ataque horrible!

Publié le par EspanolBuzz dans Noticias
Partager sur Facebook
45 45 Partages

Oyó gritos en la cocina  y cuando llegó, descubrió a la babysitter inconsciente en el suelo ¿qué había ocurrido?

Felicia Hambrick, de 24 años acababa de licenciarse en la universidad Pacific Lutheran en el estado de Wahington. 

Un sábado de octubre de 2016, Felicia fue a visitar a Cassie, su mejor amiga, a la que conocía desde el instituto. La joven a menudo se quedaba de niñera con sus tres hijos como iba a hacer aquél día. Cassi y su marido iban a pasar el fin de semana fuera para celebrar su aniversario en pareja.

Felicia conocía perfectamente a sus hijos, a la madre de Cassie y desde hacía unos meses, también a Roscoe, su mascota. Por desgracia, la familia había tenido poco tiempo para dedicarse a enseñar a su pitbull, al que a menudo dejaban a su aire. 

Roscoe es muy afectuoso con los niños aunque consideró a Felicia como una extraña y reaccionó de inmediato. Él ya la había mordido ligeramente en la muñeca en una visita anterior y por eso cuando ella les visitaba, lo encerraban en una habitación.

El 29 de octubre, Felicia coloca a los niños, de 3 y 6 años delante de la tele y fue a la cocina con el pequeño en brazos, para darle un zumo de manzana cuando sintieron un ruido. 

“El perro estaba en la habitación intentando salir”. La puerta se abrió de repente. “Oí sus patas corriendo hacia la cocina.”

La joven apenas tuvo tiempo de reaccionar porque Roscoe se lanzó sobre ella. La chica solo mide 1,50 y pesa 52 kg, por lo que no pudo enfrentarse al animal. Ella intentó desesperadamente proteger al bebé de 8 meses que tenía en los brazos. “Hice todo lo posible porque no sufriera heridas en la cabeza”.

Por suerte, el bebé resultó ileso. No así Felicia, que sufrió mordeduras en los brazos, piernas, vientre y cuello. El dolor era tan intenso que ella gritó hasta quedarse sin voz. “Solo le pedía a Dios que me dejase morir”. 

La madre de Cassi, al oir los gritos se precipitó hacia la cocina y vio a Felicia tumbada en el suelo. Aunque en estado de shock, tuvo el feliz reflejo de poner a salvo al bebé, antes de coger una escoba para pegar a Roscoe, que volvía al ataque.

La abuela consiguió sacar al perro de la casa y llamó a los servicios de socorro. Felicia perdió el conocimiento a causa del dolor. 

Cuando despertó en el hospital, supo que había sufrido más de 40 mordeduras en todo el cuerpo. Por suerte, ninguno de sus tendones había sido afectado y no tenía fracturas.  

Pero por desgracia, los gastos médicos son muy elevados y su familia tuvo que abrir la página GoFundMe para recaudar fondos. 

La joven pudo volver a su casa cinco días y 4 grapas más tarde, aunque continúa teniendo miedo a los perros y sufre pesadillas. Sin embargo, no guarda rencor a Roscoe, que solamente quería proteger a los suyos de un extraño. Pero Cassie y su familia prefirieron hacerle la eutanasia para prevenir males mayores. 

La vida continúa y Felicia considera sus cicatrices como “heridas de guerra”. No quiere ocultarlas ni hacerlas desaparecer. “Quiero aprender a vivir con ellas”.  

¿Qué te ha parecido la valiente actitud de esta joven? ¡Comparte su historia!

Partager sur Facebook
45 45 Partages

Source: Ayoye · Crédit Photo: Ayoye

Aimez / Commenter