Noticias : Una estudiante quería pagar su comida en la cafetería. ¡Pero cuando el director vio el billete, llamó a la policía!

Una estudiante quería pagar su comida en la cafetería. ¡Pero cuando el director vio el billete, llamó a la policía!

¡Qué historia!

Publié le par EspanolBuzz dans Noticias
Partager sur Facebook
20 20 Partages

En Texas, una estudiante sólo quería pagar su comida, ¡pero terminó en la oficina del director, quién a su vez llamó a la policía!

Sin embargo Danesiah Neal no es una estudiante problemática. La chica de Houston quería pagar con un billete de $ 2, que su abuela le había dado. La escuela lo requisó y le dijo que era falso, antes de contactar con la policía.

"Estaba en la cola de la cafetería. Cuando fui a pagar me dijeron que mi billete de $ 2 era una falsificación. Se lo dieron a la policía y me enviaron a la comisaría. Un oficial me dijo que podía tener graves problemas."

Desde comisaría llamaron a Sharon Kay Joseph, abuela de Danesiah quien confirmó que había dado el billete a su nieta.

Una persona a la que se encuentre culpable de una infracción de este tipo podría enfrentarse a una pena de 10 años de prisión y permanecer en el registro de antecedentes penales de por vida.

Tras un minucioso examen, la policía localizó la tienda que había dado el billete a la señora Joseph, y a continuación, a un banco en el que el billete, fechado en 1953, fue examinado y autentificado.

Afortunadamente, todos los cargos contra la chica fueron retirados.

"Me devolvieron mi billete, aunque el director no se disculpó. Él y la escuela deberían haberse disculpado por dejar a Danesiah sin su almuerzo. No pudo comer ese día, ya que se quedaron con su dinero. ¡Es indignante! No había necesidad de involucrar a la policía. Ahora acusan a los niños como si fueran adultos"

El billete de $ 2 fue puesto en circulación en 1862 y, aunque son escasos hoy en día, resulta extraño pensar que ningún adulto en la escuela conocía su existencia.

Partager sur Facebook
20 20 Partages

Source: Twenty-two words · Crédit Photo: Twenty-two words

Aimez / Commenter