Noticias : Una madre le pregunta al profesor de su hija que si se atrevería a tirarle del sujetador. ¡Tenía un buen motivo para ello!

Una madre le pregunta al profesor de su hija que si se atrevería a tirarle del sujetador. ¡Tenía un buen motivo para ello!

¡No a cualquier tipo de acoso!

Publié le par EspanolBuzz dans Noticias
Partager sur Facebook
68 68 Partages

La historia que vamos a contaros es realmente muy especial.

Aunque no sabemos a ciencia cierta de donde procede, está circulando por las redes desde hace varios días.

Realmente, poco importa si es cierta o no. Lo importante es su mensaje:

Una madre recibió una llamada del colegio de su hija.

Al parecer, la adolescente se había peleado con otra compañera.

Pero, cuando la madre acudió para conocer los motivos de la disputa, se dio cuenta de que la escuela estaba tergiversando la situación.

Así continúa la historia, contada por la madre:

"Soy enfermera de urgencias en un hospital. No estamos autorizados a llevar nuestros teléfonos encima y por tanto, los solemos dejar en nuestros casilleros. El recepcionista del hospital me pasó una llamada privada del colegio de mi hija.

Al otro lado de la línea, pude oír: "Soy el señor XXX del instituto YYYY: Ha ocurrido un incidente con su hija y le pedimos que venga por favor."

Yo: "¿Mi hija está herida o enferma? ¿Podrían esperar a que termine mi turno dentro de dos horas?"

Sr XXX: "Su hija ha golpeado a otra alumna. Llevamos 45 minutos intentando contactar con usted. Es algo grave."

De inmediato fui al instituto y me pasaron al despacho del director. Allí estaba mi hija, un profesor, una consejera, el director, un chico con la cara y la nariz ensangrentadas y sus padres.

El director: "Buenos días, muy amable de su parte por haber venido POR FIN a honrarnos con su presencia."

Yo: "Perdón, es que en las urgencias del hospital siempre hay mucho lío. Durante la última media hora, he dado 40 puntos de sutura a un niño de 7 años que había sido golpeado por sus padres con un objeto metálico y después he tenido que responder a las preguntas de la policía. Perdón por el retraso."

Tratando de no parecer molesto, me contó lo que había sucedido. Jugando, el niño había roto el sujetador de mi hija y ésta había reaccionando dándole un puñetazo en la cara. 

Yo: Entiento, ¿y usted me ha llamado para saber si voy a poner una denuncia contra el chico por acoso sexual hacia mi hija y contra el colegio por haberlo permitido?".

Todos parecieron sentirse molestos cuando pronuncié las palabras "acoso sexual" y comenzaron a hablar al mismo tiempo:

El director: "Bueno, no creo que sea tan grave".

La consejera: "No hay que dramatizar"

El director: "Creo que usted no ha comprendido bien la situación".

La madre del niño se puso a llorar. Yo me volví a mi hija para preguntarle qué era lo que había ocurrido en realidad.

Mi hija: "Él no paraba de tirarme del sujetador. Le pedí que parase pero él continuó. Entonces se lo comenté al profesor. Él me dijo que lo ignorara. Pero él continuó tirando hasta que me lo rompió. Entonces le dí un puñetazo y así conseguí que dejase de molestarme."

Yo me giré hacia el profesor.

Yo: "Usted ha permitido eso? ¿Por qué no lo impidió? ¡¡A usted le gustaría que le manoseasen la bragueta hasta rompérsela?

El profesor: "¿¿Perdón??"

Yo: " Ah, eso le parece indecente? ¿Por qué no va a tirarle del sujetador a la consejera? A ver lo divertido que le parece. O al de su madre, o al mío o al de mi hija. ¿Cree que porque lo haga un niño, no tiene importancia?

El director: "Pero, con todos mis respetos, su hija ha golpeado a un niño."

Yo: "No señor, lo único que ha hecho mi hija ha sido defenderse de un acosador sexual. Mírelos. Él le saca una cabeza y es dos veces más musculoso. ¿Hasta cuándo ella debería haber permitido que la manoseara? Si la persona que se supone que tendría que ayudarla y protegerla en clase, no lo hace, ¿qué tendría que haber hecho ella? El ha tirado tan fuerte que hasta le ha roto el sujetador!

La madre del niño cada vez lloraba más fuerte y su padre estaba nervioso y enfadado. El profesor evitaba mi mirada. Yo miré al director a los ojos

Yo: Voy a llevarme a mi hija a casa. Espero que este chico haya aprendido la lección y que algo así no vuelva a ocurrir ni a mi hija ni a ninguna niña del colegio. Si usted no permitiría que al equipo docente le hiciesen algo así, no entiendo que el hecho de que se lo hagan a una niña de 15 años sea diferente.Voy a hablar con el presidente del consejo de administración, Y si tú (volviéndome al agresor), tocas a mi hija UNA SOLA VEZ MÁS haré que te arresten por agresión sexual. ¿te has enterado?

Aún me sentía encolerizada mientras recogía las cosas de mi hija y abandonábamos el colegio. Informé del hecho a los miembros del consejo de administración. A algunos de ellos los conocía de la iglesia (es un centro católico), y me aseguraron que se ocuparían del asunto. Ellos también quedaron horrorizados y me aseguraron que contactarían con la escuela. Finalmente mi hija fue ubicada en otra clase par que no volviese a estar en contacto con el profesor y el alumno."

Fue una suerte que la madre fuese al colegio a aclarar lo sucedido. Si no, la pobre niña hubiera llevado la culpa, siendo en realidad, la víctima.

¡Bravo por esta madre!

¡Por favor, difunde esta historia, para concienciar a la gente sobre el problema del acoso escolar? ¿Qué opinas de este tema?

Partager sur Facebook
68 68 Partages

Source: Feroce · Crédit Photo: Cortesía Wikimedia

Aimez / Commenter