Noticias : ​Unos padres celebran el nacimiento de su bebé enfermo terminal cada día. Lo que hicieron el día 99 te hará llorar.

​Unos padres celebran el nacimiento de su bebé enfermo terminal cada día. Lo que hicieron el día 99 te hará llorar.

99 globos para Eliot

Publié le par EspanolBuzz dans Noticias
Partager sur Facebook
454 454 Partages

Unos padres celebran el nacimiento de su bebé enfermo terminal cada día. Lo que hicieron el día 99 te hará llorar.

Matt y Ginny iban a ser padres primerizos y estaban realmente emocionados. Pero cuando Ginny tenía 6 meses de embarazo, recibieron una noticia desgarradora: el niño no podría nacer.

El todavía feto, sufría de Síndrome de Edwards o también conocido como trisomía 18. Este trastorno genético lleva a que los niños mueran en el útero o a los pocos días de nacido.

Matt y Ginny no podían asumir esta idea por lo que no perdieron la esperanza, aunque su corazón estaba hecho trizas.

Eliot nació dos meses más tarde de la noticia y aunque sus pulmones no estaban muy desarrollados y tenía un agujero en el corazón, ¡estaba vivo!

Matt y Ginny estaban tan felices y emocionados que cada día, a las 4:59 pm celebran el momento del nacimiento del pequeño Eliot.

El bebé pasó dos semanas en la UCI y luego pudo ir a casa, su nueva casa. Obviamente, el camino por recorrer no sería fácil ya que Eliot debería ser alimentado por tubo y tendría que tener oxígeno artificial adicional. Aun así, sus papás estaban muy agradecidos de poder pasar tiempo todos juntos.

Eliot hizo grandes progresos como chuparse el pulgar. Esto fue increíble ya que es algo que los niños con síndrome de Edwards no suelen hacer ya que sus puños están cerrados y no pueden abrirlos.

Un mes después de esto, ya no necesitaba oxígeno ni alimentarse por sonda. Los papás lo llevaron al hospital para hablar con los médicos sobre sus progresos. Había una nueva luz de esperanza…

Los médicos no tenían una explicación, de hecho no creyeron ni que pudiera nacer.

Sin embargo, todo resultó ser un espejismo pues el día 99 desde su nacimiento, la vida de Eliot se apagó.

En el entierro, los papás lanzaron 99 globos al cielo, uno por cada día de vida de su hijo. En un vídeo que el papá le hizo dijo estas palabras:

“Era tan bellos verlos volar, pero se esfumaron tan rápido como tú, hijo… Hoy te recordamos y lo haremos cada día de nuestra vida. Aunque te echamos de menos más de lo que podemos expresar, sabemos que esto es temporal, solo hasta que se acabe nuestro tiempo en la tierra. Hasta pronto hijo mío,

Mamá y papá”.

Partager sur Facebook
454 454 Partages

Source: Hefty · Crédit Photo: Hefty

Aimez / Commenter