Viral : Cansada de que su marido trabajase sin parar, al lavar la ropa descubre esto. Después rompe a llorar.

Cansada de que su marido trabajase sin parar, al lavar la ropa descubre esto. Después rompe a llorar.

Lo que encuentra cambiará su vida ...

Publié le par EspanolBuzz dans Viral
Partager sur Facebook
435 435 Partages

Cansada de que su marido trabajase sin parar, al lavar la ropa descubre esto. Después rompe a llorar.

Jonna Miller es una esposa, madre y bloguera que recientemente ha revelado un momento de choc que vivió en su casa mientras su marido trabajaba hasta muy tarde. Ella se sentía cansada de ver a su marido trabajar hasta tan tarde, lejos de su familia. Sin embargo las cosas cambiaron un día cuando estaba haciendo la colada.

Esto es lo que decía Jonna:

“¿No es maravilloso? Encuentras al hombre de tus sueños, vas a pasar el resto de tu vida con él y haces realidad tu sueño de infancia de tener un “matrimonio feliz para siempre”. Al menos eso era lo que yo había leído en los cuentos. Lo que no recuerdo es que en los cuentos de hadas el príncipe tuviera las manos rugosas, con heridas y patas de gallo antes de los 30 años. Tampoco recuerdo que el príncipe nunca cenara en familia porque se quedaba trabajando hasta muy tarde y que se fuera a la cama al poco tiempo de llegar a casa, a su palacio, porque está totalmente agotado. No recuerdo nada de eso.

Estoy casada con un hombre que trabaja muy duro y mentiría si dijese que eso no me afecta. A veces, cuando vuelve a casa tras una larga jornada de trabajo yo lo recibo en la puerta gritándole “¡Me habías prometido que estarías en casa a las cinco!”.

Parecía como si prefiriera trabajar que pasar el tiempo conmigo y con nuestra hija. Me he vuelto irracional. Voy en contra de mi propio juicio y dejo que mi boca se embale sin pensar en lo que digo. Desde el principio, ya sabía que le metía en una situación en la que tendrá las de perder. Literalmente, él nunca podrá ganar. Si no trabajase tanto no podríamos tener el nuevo mobiliario que yo deseaba. Si trabaja hasta tarde, cuando vuelve a casa encuentra a su mujer enfurruñada, tratando desesperadamente de atraer su atención. Soy una egoísta y lo sé. Pero de vez en cuando también tengo mis momentos lúcidos en los que surge un sentimiento de comprensión. Pero este último momento fue diferente y cambió todo para mí.

Era un miércoles por la noche y mi marido estaba trabajando hasta mucho más tarde de lo que me había dicho. Puse su cena fría en la nevera y me senté en el suelo con nuestra hija. Jugamos con las muñecas y leímos libros aunque en el fondo de mi corazón lo único que pensaba era: “cuando llegue a casa me va a oír”. Oí que la secadora había terminado y se paraba. En lugar de darle otro ciclo para evitar que se arrugara la ropa (¡sé que no soy la única que lo hace!) decidí sacarla así.

Saqué la ropa de la secadora y la puse sobre la mesa de la cocina. Empecé a doblarla mientras pensaba “¿Por qué no quiere pasar más tiempo conmigo? Estamos casados ¿no se supone que deberíamos estar viviendo en una continua luna de miel? Y mientras esos pensamientos me consumían, iba haciendo dos pilas de ropa: la suya y la mía. ¿Por qué mi ropa tenía un aspecto tan nuevo y limpio? La suya estaba áspera, manchada y rota. Dejé de doblar y me paré a pensar. Ese hombre me daba más de lo que yo merecía. Si le digo que quiero tal cosa, raramente me dice que no. Comencé a sentir un sentimiento de culpabilidad y vergüenza. No podía sentirme como si hubiese fracasado como mujer. En lugar de reconocer que tengo un marido extraordinario que cuida de mí y de nuestra hija, le espero para recibirlo con una monumental disputa. Puedo permitirme todos los caprichos gracias a su trabajo y él se conforma con un par de pantalones rotos. Me comporto como si él estuviese de fiesta con sus amigos pero su ropa me ha contado una historia muy diferente.

Sus manos están rugosas. Tienen durezas y heridas. Su ropa está rota y tiene manchas. Sin embargo a él todo eso no le importa. Su corazón se llena de alegría cuando abre la puerta y nuestra hija corre hacia él con entusiasmo gritando “¡Papá!” Sus sueños de ser un hombre feliz y poder darlo todo por su familia se han hecho realidad. Él tiene lo que siempre ha querido en la vida.

Trabajo duro para ser una mejor esposa. Por supuesto, lo echo de menos y me gustaría pasar más tiempo con él durante la semana. Sin embargo me he dado cuenta de que él me propone la más bella historia de amor, que es… su trabajo para dar a nuestra familia, todo lo que necesitamos. Él trabaja duro para que a su mujer y a su hija no les falte de nada.

Si tienes un hombre en tu vida que trabaja duro y no puedes comprender hasta qué punto te ama… ¡Haz su colada!

¿Crees que la postura que ha tomado esta chica es la correcta para sentirse realizada? ¿Qué habrías hecho tú en su lugar? ¡Queremos saber tu opinión!

Partager sur Facebook
435 435 Partages

Source: Ayoye · Crédit Photo: Ayoye

Aimez / Commenter